Entrar
American Express Mastercard PayPal Visa

Actualmente, esta sección no incluye ningún contenido. Agrega contenido a esta sección usando la barra lateral.

Image caption appears here

Add your deal, information or promotional text

Hidromiel: Una excelente opción para tu primer fermento.

Hidromiel: Una excelente opción para tu primer fermento.

Fermentaciones alternativas: Hidromiel

Cuando empieza a hacerte cosquillas el tema de hacer tu propia cerveza es muy natural que empieces con las dudas ¿y si es mucho gasto? ¿y si no me gusta? ¿Y si no me sale bien mi cerveza? Todos pasamos por esas dudas, por lo que una buena recomendación para empezar es hacerte de un equipo pequeño para cocinar cerveza de un galón en un galón. Otra buena recomendación y más rápida para entender el proceso de limpieza, sanitización y fermentación es empezar haciendo hidromiel.

La hidromiel es un fermentado, pues, de miel, tradicional de las regiones frías europeas y muy popularizada por los vikingos. Esta bebida es por lo general seca y con toques dulces que nos recuerdan a sidras aunque dependiendo la cantidad de miel y la levadura a utilizar es el resultado que tendrás. Tradicionalmente esta bebida era perfumada con demás especies y plantas para darle un sabor más campirano aunque esta tradición se ha perdido bastante, sin embargo es muy común encontrar hidromieles saborizadas con frutas o hierbas pero ya no es la regla en este fermento.

Este tipo de fermentado es muy recomendado para empezar por lo sencillo que llega a ser elaborarlo y que requiere poca inversión en equipo comparado con la cerveza, seguramente podrás hacerla con cosas que ya tienes en tu casa más un par de agregados para la fermentación.

Necesitaremos:

Opcional pero recomendado: 

  • Termómetro.
  • Báscula de Cocina.


 Preparación:

  1. Pesa (o mide) 2/3 del agua, 2 litros = 2 kilos.
  2. En una olla que le quepan al menos 5 litros vacía medio kilo de miel. Si queda mucha miel pegada en el frasco donde la hayas pesado o comprado es una buena sugerencia agregarle algo del agua que mediste para ayudar a liberarla por completo. Agrega los 2 litros de agua.
  3. Pon la olla a fuego alto para calentar lo más rápido posible.
  4. Si tienes termómetro, espera a que la temperatura llegue a 75°C y reduce a flama baja. Mantén una temperatura de aproximadamente 75-80°C por 15-20 minutos, no es obligatorio ser preciso pero intenta que no se eleve demasiado. Si no tienes termómetro deja que empiece a verse un par de burbujitas alrededor de la olla y bajas a flama baja por 15-20 minutos.
  5. Durante esos 15-20 minutos empieza a sanitizar la garrafa donde fermentarás, el tapón, el airlock y el embudo. Sigue las instrucciones del STAR-SAN para hacer la solución sanitizante. Deja sumergido todo el equipo en la solución hasta el momento que lo vayas a utilizar. Se hará espuma que podría quedarse en el equipo, no pasa nada si se queda, no le temas a esa espuma.
  6. Vierte el líquido con el embudo a la garrafa de un galón y después agrega el litro de agua restante o hasta dejar al menos tres dedos de espacio antes de llenarlo para que tengas espacio suficiente para la fermentación.
  7. Ponle el tapón con su airlock.
  8. Espera a que baje la temperatura de la mezcla un par de horas, si puedes medirla con un termómetro es importante que esté debajo de los 30°C.
  9. Ya que esté a temperatura ambiente agrega el sobre de levadura y coloca la garrafa en un lugar fresco y que no le dé directamente el sol.
  10. Después de 18-24 horas empezarás a notar las burbujas en el airlock lo cual significa que la fermentación está arrancando. Esto pudiera tardar hasta 48 horas, más de esto quiere decir que tu levadura estaba vieja y debes agregar más.
  11. Después de un mes verás que la actividad del airlock ha terminado, esto quiere decir que ya no hay más azúcar para fermentar y que ya es momento de embotellar.
  12. Haz nuevamente solución de STAR-SAN y sanitiza las botellas y el embudo que vayas a utilizar, sugerimos usar botellas EZCap para que no inviertas aún en un encorcholatador. 
  13. Con cuidado ve vaciando la hidromiel a las botellas utilizando el embudo, al finalizar tápalas y enfriarlas.
  14. Puedes añejarla o beberla a la brevedad, una ventaja de la hidromiel es que se beneficia de los añejamientos así que puedes beberla el mismo día que la embotellamos o hasta un año después sin ningún problema

Lo más problemático es la espera para poder beber tu creación pero te lo aseguramos, será una experiencia deliciosa. Esta fórmula nos da una hidromiel de aproximadamente 6.5% de alcohol, algo que creemos ni es demasiado para ser violenta pero ni tan ligera para que sea aguada. 

Esperamos que esto les sirva para incursionar en nuevos tipos de fermentaciones o se animen a empezar a crear sus propias bebidas y arrancar el año con el pie derecho.

Search